Secado de Bambú

Secado de Bambú vertical

El secado de bambú requiere más tiempo que el secado de maderas de densidades similares. La razón es que el bambú contiene materiales higroscópicos (sustancias que absorben la humedad muy fácilmente) que pueden contener de un 50 a un 60% de humedad; niveles que dependen del momento de la cosecha, de la región de cultivo y de la especie. 

Cuando el bambú comienza a secarse también se contrae y se encoge. Este encogimiento comienza desde el mismo momento en el que el bambú se corta, y puede reducir el diámetro de la caña de bambú desde un 10 hasta un 16%, y el grosor de su pared exterior desde un 15 a un 17%. 

El bambú verde no debe ser utilizado en construcción. Dado que los palos verdes de bambú tienden a encogerse, las uniones y terminales podrían aflojarse en pocas semanas. El bambú verde es también más atractivo que el bambú seco para insectos y microorganismos.

¿ Cómo Secar el Bambú ?

La manera más común de secar el bambú destinado a fines comerciales es el “secado al aire”. Una vez que los palos de bambú son cosechados y tratados químicamente, deben ser almacenados y apilados a cubierto.

Factores importantes a la hora de secar el bambú:

  • Es muy importante evitar el contacto directo de los palos con el suelo, para así prevenir ataques de hongos o de insectos, y para evitar que la humedad propia del suelo afecte al proceso de secado.
  • Se recomienda que sólo se sometan a este proceso palos maduros (de más de 3 años), para evitar su quiebra, debido a la contracción excesiva y no uniforme de los palos.
Secado Cañas de Bambú horizontal
  • Eliminar los palos infectados del área de secado. 
  • Evitar cambios rápidos en el contenido de humedad, por ejemplo secando los palos enteros a la luz directa del sol. Esto puede causar grietas en los palos de bambú. Los bambús en láminas no sufren este problema y pueden secarse directamente bajo el sol. 
  • Procurar una buena ventilación en el secado de los palos. 
  • Almacenarlos verticalmente acelera el secado y disminuye las posibilidades de un ataque de hongos. Sin embargo, se necesita un buen sistema de soporte que evite que los palos se doblen o curven. 
  • El almacenamiento horizontal es mejor en períodos largos. Debe hacerse sobre plataformas elevadas del suelo, o sobre gruesas capas de plástico que evite el contacto directo con el suelo. Utilizar separadores entre cada fila de palos para una mejor circulación de aire. Los palos en la base de cada fila podrían romperse debido al peso excesivo de las filas superiores, así que no apilar muchas filas.  
  • Para facilitar un secado uniforme, hay que dar la vuelta a los palos de bambú sobre sí mismos cada 15 días. 

El secado al aire de palos de bambú lleva aproximadamente unas 6-12 semanas, y los factores que afectan ese proceso son:

  • Contenido inicial de humedad.
  • Grosor de las paredes del bambú.
  • Humedad ambiental.
  • Cantidad de horas y potencia del sol.
  • La ausencia o presencia de lluvia.
  • La velocidad del aire circulante.

Otros métodos de Almacenado y Secado de Bambú

* La transpiración post-cosecha es una técnica utilizada por campesinos y comunidades indígenas. El procedimiento tiene lugar en la plantación de bambú, y no solo sirve para secar los palos, también es un método tradicional que tiene como objetivo el preservar el bambú de ataques de insectos. De esta manera los tallos de bambú pierden su humedad de forma progresiva, gracias a la ventilación natural y la transpiración a través de las hojas.

Para más información sobre la transpiración post-cosecha ver: Cómo Cosechar el Bambú

* El almacenado de bambú en agua es útil cuando se necesita que el bambú mantenga su flexibilidad o cuando necesita ser procesado en su “condición verde”. El almacenado en agua provoca el lavado y eliminación del almidón (azúcares) y se utiliza también como método tradicional de conservación del bambú. 

* Secado en Horno. En la actualidad es un método de secado no recomendado para palos de bambú enteros (redondos); ya que incluso bajo condiciones de secado suaves, las altas temperaturas pueden aumentar las posibilidades de roturas y grietas. Las tiras de bambú sin embargo pueden ser fácilmente secados mediante horno. 

Share your Comments

comments powered by Disqus